Las claves del liderazgo emocional

20.163 views

Tenemos muy claro, que la inteligencia cognitiva, que está asociada a la razón, la lógica, el análisis y la reflexión, es necesaria para llevar a cabo un proyecto con un equipo de personas.

Lo que al parecer todavía no tenemos tan claro, es que gestionar bien las emociones, tanto las propias como las ajenas, ayudan a un directivo a ser más productivo y más rentable en su gestión. Los equipos de trabajo, para ser más eficientes, eficaces, productivos y competitivos, necesitan estar dirigidos de forma inteligente emocionalmente.

Se denomina Inteligencia Emocional a la capacidad para conocer, controlar y gestionar adecuadamente las emociones (tanto las propias como las ajenas).

La gestión adecuada de las emociones ‘exactamente’ significa:

  • potenciar las positivas: alegría, esperanza, amor, amistad…
  • disminuir las negativas: ira, miedo, tristeza, culpa…

La Inteligencia Emocional es requisito “imprescindible” para garantizar el éxito de una dirección excelente, ya que vivimos inmersos en el cambio continuo y la incertidumbre, donde las emociones están ocupando el protagonismo que lógicamente les corresponde.

Para dirigir con inteligencia emocional, debemos profundizar y conocer cuáles son las competencias de este tipo de inteligencia:

1. Empatía: saber leer emocionalmente al interlocutor
• Sentir lo que está sintiendo el otro para comprender mejor sus sentimientos
2. Autoconsciencia: el conocimiento de las propias emociones
• El conocimiento de uno mismo, los defectos y cualidades propios
• La capacidad de reconocer una emoción en el mismo momento que aparece
• La capacidad de autoevaluarse uno mismo de forma objetiva y realista
3. Autocontrol: la capacidad para controlar las emociones propias
• El dominio que ejerce la persona sobre sus reacciones y la expresión de sus emociones
4. Automotivación: la capacidad de motivarse uno mismo
• El control emocional y su subordinación a una meta
5. Habilidades Sociales: el control de las relaciones
• La utilización adecuada de la comunicación
• Relacionarse correctamente con las emociones ajenas

Continuando con la profundización y el conocimiento de la inteligencia emocional debemos conocer cuáles son sus habilidades básicas:

1. Organización de grupos: coordinar y movilizar los esfuerzos de un grupo de personas
2. Negociar soluciones: prevenir conflictos y solucionar los existentes
3. Conexión personal: basada en la empatía, básica para el trabajo en equipo
4. Análisis social: percibir las emociones, los sentimientos, los motivos y los intereses de las personas

Entre los beneficios de la Inteligencia Emocional debemos mencionar:

a) La confianza en uno mismo y la capacidad de alentar el desarrollo de los demás
b) La capacidad para liderar equipos
c) La adaptabilidad
d) La motivación al logro

Todos estos beneficios podemos resumirlos diciendo que la gestión de las emociones nos ayuda a ser más eficientes y a desarrollarnos profesionalmente.

En el mundo de la empresa es muy importante optimizar los recursos, tanto materiales como humanos. Para optimizar estos recursos, no sólo hay que prestar atención al balance y a los activos tangibles. Los activos intangibles: las expectativas, los valores, las soluciones, los sentimientos; marcan la diferencia entre una empresa normal y una empresa excelente.

Los responsables de valorar y potenciar los activos (tangibles e intangibles): gerentes, directores, jefes de distintas áreas, tienen que liderar a sus equipos con un estilo de LIDERAZGO EMOCIONAL para optimizar el rendimiento del capital humano.

Tengamos en cuenta que el líder emocional:

1. Crea futuro: apuesta por las ideas que se transforman en hechos
2. Aprovecha el tiempo: lo gestiona eficazmente; piensa que el mejor tiempo es el que dedica a las personas
3. Sabe “persuadir”: se apoya en un convencimiento propio; trata de influir en los demás de manera positiva
4. Trabaja en equipo
5. Escucha a sus colaboradores: para conocer las necesidades de la gente
6. Sabe relacionarse
7. Se adapta a su entorno
8. Es sensible y con equilibrio emocional: MENTE Y CORAZÓN

No se admiten más comentarios