Cómo potenciar la creatividad

11.570 views

Una de las creencias más arraigadas que tienen muchas personas, es que no son creativas e innovadoras. Tanto, que llegan a sentir que son otros los que tienen ese “don” y no ellos. En consecuencia, se mantienen callados cuando se les ocurre una buena idea u oportunidad, y la dejan morir en el silencio.

Pablo Picasso dijo: “Todo niño es un artista, el problema es mantenernos artistas a medida que nos volvemos adultos”. La creatividad, que reside en el hemisferio derecho del cerebro, tiene una cualidad: cuanto más se potencia y entrena, más crece y aumenta su capacidad.

Existen cuatro sencillos hábitos para incrementar la creatividad:

1. Piensa como un viajero

¿Cómo actúas cuando viajas a otro país? Cuando viajas, hay una parte de tu cerebro que se activa, y eres más observador y curioso. Lo observas todo: la gente, cómo visten, cómo hablan, los edificios, los colores, los olores, las costumbres, etc… aunque te enfocas, sobre todo, en el comportamiento humano. Cuando se observa el comportamiento humano, aparecerán oportunidades ante tus ojos que nunca imaginaste. Piensa como un viajero todos los días. Observa las cosas normales con nuevos ojos. ¿Has tenido algún déjà vu? Estás en un lugar o situación por primera vez, pero sientes como si hubieras estado antes… Pensar como un viajero es lo contrario, es estar en un lugar en que ya has estado, pero verlo como si fuera la primera vez.

3. Trata la vida como un experimento

Tratar la vida como un experimento implica minimizar el miedo al fracaso.  Cuando vemos los retos que se nos presentan como experimentos, tendemos a estar más dispuestos a asumir riesgos. Thomas Edison decía: “Yo no fracasé, simplemente descubrí  10.000 maneras diferentes que no funcionan”. La clave es que todo experimento, al margen de si tiene éxito o no, deja un aprendizaje. El fracaso no existe, o triunfas o aprendes. Sólo un consejo: si lo que haces no funciona, hazlo de otra forma.

3. Mantén una actitud de sabiduría

Una actitud de sabiduría significa que, sin importar que tan experto te crees en cualquier tema, mantienes una actitud en la que consideras que puedes aprender algo más de cualquier persona, en cualquier momento y lugar. Es la unión entre el hambre de aprender más y la humildad de que ese aprendizaje puede venir de donde menos te lo esperas.

4.  Usa ‘todo’ tu cerebro

Nuestro sistema de educación es muy bueno desarrollando más el hemisferio izquierdo, donde reside la capacidad analítica, lógica y matemática. Existe una gran oportunidad para que nuestro hemisferio derecho deje su marca creativa. Necesitamos dedicar un tiempo cada día para soñar despierto. Un tiempo de silencio. Sin música, radio, televisión, ordenador, teléfono, etc. Necesitamos recuperar ese hábito, para eliminar el ‘ruido’ de nuestra vida y abrirle espacio al cerebro derecho para que actúe. ¿Hace cuánto tiempo no te tomas tiempo para pensar en silencio?

No se admiten más comentarios