Cómo eliminar estrés

7.809 views

Vivimos en una sociedad obsesionada con ser productivos, con no parar de hacer cosas, con aprovechar el tiempo. Es algo que se fomenta y que se valora en muchas empresas como una cualidad esencial. Incluso se premia económicamente en muchos casos.

Se habla mucho de productividad, pero no se habla suficiente del descanso necesario para poder ser productivos, porque una persona agotada, no podrá ser productiva en modo alguno; cometerá errores y en según qué trabajos, puede incluso suponer un riesgo para sí mismo y para los demás. De ahí, los horarios controlados de camioneros o pilotos, por citar sólo dos ejemplos, sin olvidar las desastrosas decisiones de un directivo estresado.

Hemos de tener en cuenta de que el trabajo produce un desgaste y en muchas ocasiones puede llegar incluso al estrés. De hecho, la excesiva presión nos lleva al estrés.  Por lo que es necesario e imprescindible tener períodos de recuperación de ese esfuerzo. Y esa recuperación debe darse tanto dentro como fuera del ámbito laboral.

El descanso y el ocio son tan importantes como el trabajo o tiempo productivo. Veamos todos los escenarios y modos de recuperación:

1. En el trabajo

Una parte de esa recuperación se puede dar en el lugar de trabajo, con pequeños períodos de descanso durante la jornada laboral. Diversos estudios han demostrado que los descansos en la jornada laboral, aumentan la productividad.

Cuando se tiene una actividad intelectual, lo recomendable es moverse físicamente entre 2 y 5 minutos, cada hora. Así el cerebro recarga su máxima atención en las tareas a ejecutar.

2. Fuera del trabajo

Es dónde se produce la mayor parte del descanso, aunque conviene matizar.

– Parte del tiempo de fuera del trabajo se dedica a dormir, comer, transporte, higiene, etc. Eso no es tiempo de ocio. El tiempo que queda después de trabajar y realizar todo el resto de actividades citadas, es el que se considera tiempo de ocio.

– Las actividades domésticas o de cuidado de niños, suelen tener una recuperación más ligera que la del trabajo, si bien tampoco pueden considerarse tiempo de ocio.

– Las actividades pasivas, como ver la televisión, oír la radio, escuchar música, relajarse en el sofá, etc… sólo ayudan a recuperarse fisiológicamente de la jornada. Son una buena manera de descansar, aunque no es suficiente para eliminar estrés.

– Las actividades sociales, en las que compartimos tiempo con otras personas, ayudan en dos sentidos: ofrecen apoyo social y no demandan el mismo esfuerzo emocional que el horario laboral.

Cómo eliminar estrés

Los comentarios están cerrados.