Cambiar de actitud

5.429 views

Se puede cambiar de actitud, de esa actitud que no nos está dando el resultado deseado, porque nos origina conflictos perjudicando nuestras relaciones, afectando nuestra conducta, comportamiento, resultados laborales, etc…

Lo que nadie afirma es que vaya a ser fácil y que se pueda conseguir de un día para otro.

El término “actitud” ha sido definido como “reacción afectiva positiva o negativa hacia un objeto, persona o propuesta”, es decir: “una tendencia, disposición o inclinación para actuar de determinada manera”.

Una actitud es una forma de respuesta, a alguien o a algo, aprendida y relativamente permanente (habitual <de hábito>).

Las actitudes son aprendidas. En consecuencia pueden ser diferenciadas de los motivos biosociales como el hambre, la sed y el sexo, que no son aprendidos. Las actitudes tienden a permanecer bastantes estables en el tiempo. Estas son dirigidas siempre, hacia un objeto, persona, sistema o idea particular.

Las actitudes raras veces son asunto individual; generalmente son aprendidas de grupos a los que debemos nuestra mayor simpatía y/o educación.

Las actitudes se componen de 3 elementos:

a) lo que piensa (componente cognitivo)

b) lo que siente (componente emocional)

c) la tendencia a manifestar los pensamientos y emociones (componente conductual).

Las emociones están relacionadas con las actitudes de un individuo frente a determinada situación, cosa o persona.

Ahora bien, en la actitud (preámbulo para ejercer una conducta), podemos encontrar varios elementos, entre los que descollarán los pensamientos y las emociones. Por ejemplo, en el estudio, si la actitud es favorable, encontraremos pensamientos positivos referentes a él; así como emociones de simpatía y agrado por ese estudio. Las emociones son ingredientes habituales en las actitudes.

Todos tenemos determinadas “actitudes” ante los objetos y/o personas que conocemos, y formamos actitudes nuevas ante los objetos y/o personas que para nosotros son también nuevos. Podemos experimentar sentimientos positivos o negativos hacia los alimentos congelados, etc.

Al respecto, James Allen (filósofo inglés) nos señala, que: “Cambia tu actitud y cambiarás tu vida”; aunque ¿cómo lo haces si no sabes qué hacer? Después de todo, si cambiar la actitud fuera fácil ¿por qué no lo hace más gente? Especialmente si significa que pudieran ser más felices, estar más contentos y tener mucho más éxitos.

Nos proporciona Allen algunas sugerencias al respecto a fin de cambiar actitud. A saber:

Piensa como quieres estar: Es difícil ser feliz, tener éxito, etc, si no piensas que eres una persona feliz y exitosa. Primero piénsalo, luego ¡hazlo!

Sonríe: Las investigaciones han demostrado que sonreír tiene efectos tanto psicológicos como físicos. Entonces, ¡sonríe y estarás encaminado hacia un cambio de actitud!

Observa, analiza y estudia: Lee libros, artículos, revistas que te ayuden a comprender y a adoptar la nueva actitud. Ve películas o escucha música que te inspire y te anime a cambiar.

Cambia tus acciones: Es difícil cambiar tu actitud si sigues haciendo las mismas cosas de siempre, de la misma manera de siempre. Haz las cosas de forma diferente para comenzar a pensar diferente.

Sigue a otro: Encuentra a alguien que ya tenga la actitud que deseas tener. Aprende de su ejemplo.

Ayuda a otros: Una de las maneras más rápidas de cambiar tu actitud es ayudar a otros.

Recibe ayuda de tus amigos: Permite que todos sepan lo que estás haciendo y consigue su apoyo para ayudarte a cambiar y que te den ideas. Mientras más sientas que eres parte del esfuerzo de un grupo, es más probable que tengas éxito.

Busca un profesional: Si el cambio que deseas hacer es grande o es extremadamente radical, considera conseguir ayuda de un mentor, consejero, o entrenador (coach). Estos profesionales pueden reducir el tiempo y la frustración que conlleva, así como también proporcionarte muchas ideas nuevas para ayudarte a cambiar y crecer.

Sé paciente: La paciencia es una fortaleza. Querer conseguir las cosas de forma inmediata, es una actitud adolescente y pueril. Paciencia y Perseverancia son dos de las cualidades más importantes que pueda tener una persona.

cambiar de actitud

Los comentarios están cerrados.